La cita

"No hay nada limpio, nada saludable, nada prometedor en esta época de prodigios; nada, excepto seguir contando lo que pasa" (Henry Miller)

"De la esclavitud más espantosa, salió la música más libre"


"El lenguaje nos protege porque también sirve para canalizar el miedo y el peligro; de alguna manera, nos tranquiliza" (Alfredo Costa Monteiro)







sábado, 12 de diciembre de 2015

Un viaje a la taranta. Celebramos el solsticio de invierno

Estamos en tiempo de Navidades y por lo tanto... de hacer compras. Muchas compras, la mayoría innecesarias. Y se nos ha venido a la memoria una vieja canción de Cucharada que se titula "Compre: pase (¡no molesta!)" de su mítico disco de 1979 El limpiabotas que quería ser torero. Rock del rollo, rock del foro...
Hoy hemos viajado a la taranta (esa danza hipnótica y de trance que dicen, cura los efectos de la mordedura de la tarántula) de la mano del pianista y compositor italiano Ludovico Einaudi que presentó durante este año su penúltimo disco Taranta Project (el último, muy reciente, se titula Elements) Este disco que hemos escuchado se gestó durante el festival La notte de la taranta, que se celebró en el Salento italiano en 2010. En ese espectáculo tocaron con el pianista músicos tan destacados como Ballaké Sissoko, Mercan Dede, Savina Yannatou o Taraf de Haiduks. Los dos primeros colaboran en Taranta Project. La mayoría de las composiciones son de Einaudi, aunque otras están están extraídas del cancionero tradicional. Hay tarantas que suenan a blues, como "Tonio yima / Rirollala" y otras africanas ("Nazzu nazzu") Destaca una, "Preludio / Nar I-seher", tema central del disco, una pieza larga donde confluyen, en una bella explosión de sonidos, la kora, la percusión y los sonidos árabes. Y una curiosidad: el último tema del disco, "Nuvole bianche" se utiliza como banda sonora del anuncio del sorteo de Navidad de este año.
Hemos saludado al solsticio de invierno, a punto de llegar, rescatando un disco del Paul Winter Consort de 2005, Silver solstice, una recopilación de versiones de algunos temas de las actuaciones que durante veinticinco años realizó en la Catedral St. John Divine de Nueva York en las que se celebraba el solsticio. Hay temas que ya aparecían en discos seminales como Earthbeat junto al Dimitri Prokovsky Ensemble de 1987. Destaca una composición del organista Paul Halley en la que añadía líneas a una parte del poema "Cantar de los cantares" del Rey Salomón, con la voz, sonando a gospel, sonando a gloria, de Kecia Lewis-Evans. De su disco de 1978 Common ground también hemos seleccionado "Wolf eyes", una grabación pionera donde se incluían por primera vez sonidos de animales en la música comercial. En palabras de Winter, su música es "música de la tierra", la celebración de las culturas y las criaturas del mundo entero. Por eso queremos dedicar este disco a los gobernantes que estos días se reúnen en París jugando impunemente con nuestra salud y con nuestra vida.
Y para terminar, un aviso. El día 13 de Diciembre, en el Teatro del Círculo de Bellas Artes, el grupo vasco Korrontzi presenta su último disco, Korrontzi dantzan. Hemos escuchado un tema, pero la semana que viene lo desarrollaremos en profundidad.
Como siempre, ha sido todo un placer.
Fernando Martínez