La cita

"No hay nada limpio, nada saludable, nada prometedor en esta época de prodigios; nada, excepto seguir contando lo que pasa" (Henry Miller)

"De la esclavitud más espantosa, salió la música más libre"


"El lenguaje nos protege porque también sirve para canalizar el miedo y el peligro; de alguna manera, nos tranquiliza" (Alfredo Costa Monteiro)







jueves, 2 de abril de 2015

Cordaineros, zanfonistas y Javier Paxariño

Saludamos el comienzo de la primavera con una canción del cantor argentino Francisco Amor en la voz de su hijo, Rafael Amor. Se titula, sencillamente, "La primavera", y es un precioso canto de amor a la naturaleza. En esta versión se quiso acompañar de Salvador Amor, uno de los hijos de Rafael, para así reunir, en una misma canción, a tres generaciones.
La primera parte del programa está dedicadas a tres de los zanfonistas más innovadores que existen en nuestro país. El motivo es la presentación del número 38 correspondiente al mes de Noviembre de 2014 de la revista Oro Molido (www.oromolido.com) una publicación de "improvisación libre, arte sonoro y nueva música" a la que prestamos especial atención en nuestro programa. Bajo el título de "Música para manivela" (1), en esta primera parte, un colaborador de la revista, Rogelio Pereira, entrevista al vallisoletano Germán Díaz, al madrileño Rafa Martín y al catalán Marc Egea. Del primero hemos seleccionado una de las piezas más conocidas del repertorio tradicional castellano, la "Entradilla", que arregló en su disco de 2003 El suéter de Claudia. La misma composición la encontramos en el disco de Rafa Martín titulado En la espalda del gigante (2001) Y por último, escuchamos una colaboración del catalán en un interesante proyecto que aúna música popular catalana y jazz, Kaulakau. Este, junto al guitarrista Angel Ontalva, participó en la fiesta de presentación de este número de Oro Molido en la Sala Cruce de Madrid. En esta celebración también se presentaba la última edición de El Chamberlín, que ha alcanzado el número 14, una revista que defiende los mismos principios de libertad editorial y riesgo musical. A ambas publicaciones se puede acceder a través de la plataforma de Radio Mirage (www. radiomirage.org.es) que cuenta con una interesantísima parrilla de programación que aloja rock progresivo, art rock, jazz, folk, etc. Nuestro programa también tiene cabida en ella, y se puede escuchar los miércoles de 19 a 20 horas. Desde aquí, quiero agradecer a Carlos de la Fuente, uno de sus impulsores, el interés por Tráfico de Tarareos. Y felicitar, especialmente, a Chema Chacón, director de Oro Molido, por su excelente trabajo. Me une una gran amistad con él y he compartido micrófono, conciertos y músicas en muchas ocasiones.
En nuestro anterior programa entrevistamos a Javier Paxariño, con motivo de la presentación de su último trabajo, Dagas de fuego sobre el laberinto. Hoy le dedicamos nuestro rescate, para lo cual hemos seleccionado algunos temas de su disco Perihelión (1996), cuarto en su carrera discográfica. Un culto al Sol, una invocación al Astro Rey y a su influencia en la música de los países del Mediterráneo y del Africa Subsahariana. Para completar el recorrido musical por su obra que hemos realizado en estos dos últimos programas, escuchamos un charro alistano que se incluía en Tribus Hispanas, el magnífico disco de Eliseo Parra de 1998. Un disco con producción y arreglos tanto del vallisoletano como de Juan Alberto Arteche y muy especialmente de Javier Paxariño, que aportó ideas, luz y color. Un disco, sin duda, que representa un punto de inflexión en la renovación de la música tradicional de la Península.
Y hemos querido dejar para el final la novedad discográfica. Dos hermanos de Guadalajara que tan solo con guitarra y mandolina están revolucionado la música de raíz castellana mezclándola con blue grass. Son los grandísimos Hermanos Cubero, que acaban de publicar su segundo EP con cuatro canciones titulado A burrasca perdida. Música a lo loco, sin importar las consecuencias: "Aquí cantamos nosotros, salga el sol por donde quiera" Una tema tradicional arreglado por Enrique y Roberto Ruiz Cubero y tres composiciones propias, una rebolada (género castellano que anuncia fiesta), un pasodoble y una habanera completan esta nueva locura musical de los alcarreños.
Y como siempre, ha sido todo un placer.