La cita

"No hay nada limpio, nada saludable, nada prometedor en esta época de prodigios; nada, excepto seguir contando lo que pasa" (Henry Miller)

"De la esclavitud más espantosa, salió la música más libre"


"El lenguaje nos protege porque también sirve para canalizar el miedo y el peligro; de alguna manera, nos tranquiliza" (Alfredo Costa Monteiro)







sábado, 1 de marzo de 2014

28 de Febrero de 2014

El principio del programa es un guiño a una persona muy querida y muy cercana, que hace algún tiempo me comentó, reescuchando al grupo de rock andaluz Triana, que sus letras le sonaban muy actuales, muy de ahora. Yo añadiría que las portadas de sus discos también, como la de Hijos del agobio (1977) de Máximo Moreno, el poder pisoteando al pueblo... y a la vez un grito de libertad. Porque creo que hay que seguir luchando contra la tiranía impuesta escuchamos "Rumor", una de las canciones que impregnaban de emoción aquel disco.
Manu Sequera es un joven cantante extremeño que ayer estuvo actuando en el ciclo de Los Viernes de la Tradición en San Sebastián de los Reyes y que pone el fondo sonoro a la agenda de conciertos. De su disco de debut Almoradú extraemos "El gazpacho", solo voz y percusión.
Ya lo anticipamos la semana pasada y hoy lo escuchamos en profundidad. El segundo y último disco de María Xosé Silvar, Ses, se titula "Co xenio destrozado" (Fol Música) y aunque algunas de sus letras parten de la cultura tradicional, su música va del blues al rock pasando por el rockabilly y una de esas rancheras de desamor desagarrado. Ella compone la mayor parte de las canciones y se atavía de una energía desbordante. Carácter y personalidad sin freno. Se hace acompañar por tres excelentes músicos que añaden contundencia a su trabajo: Tito Calviño, guitarra: Marcos Pazo, batería y Fran Sanz, bajo.
De una gallega que arranca a un grupo veterano que hace las maletas: Berrogüetto. Tras cinco discos este grupo emblemático se despide después de haber aportado un caudal de creatividad a la música tradicional gallega. Se lo reconocemos rescatando su primer disco, Navicularia, de 1996, grabado en un momento de eclosión del folk hispano. Hay mucho que escuchar de este trabajo pero queremos destacar la colaboración de la agrupación folklórica Cantigas e Agarimos, cantareiras y pandereteiras, gritos percusivos que se hunden en la ancestral tradición gallega. Santiago Cribeiro, Paco Juncal, Quico Comesaña, Guillermo Fernández, Isaac Palacín y Anxo Pintos, conformaban esta magistral banda.
Es probable que Berrogüetto no hubiera existido de no haber sido por un grupo seminal y trascendental para el devenir del folk gallego: Matto Congrio, una reunión de jóvenes músicos que en 1993 grabaron un disco homónimo, en la línea de la música celta que imperaba por entonces. De allí salieron varios de los músicos de Berrogüetto, así como figuras como el mismísimo Carlos Núñez o Pancho Alvarez, inseparable acompañante del gaitero. "Café Dublín" es el corte que seleccionamos, frescura de pub irlandés.
Y los últimos minutos del programa están dedicados al músico armenio Djivan Gasparyan, maestro del duduk, de la familia de los oboes. Del disco que grabó en colaboración con el músico canadiense Michael Brook, Black rock, escuchamos un tema. No es casualidad que suene, ya que Berrogüetto y el músico armenio habían colaborado juntos en el tema titulado "Armenia"
Una semana más, ha sido un placer.
Fernando Martínez